Brown no dio la talla

18 de septiembre de 2014 12:00 AM

10 0

El istmeño Humberto Brown enfadó a su entrenador, Fabricio Werdum, cuando el peleador mexicano Yair “Pantera” Rodríguez lo obligó a rendirse durante su pasado encuentro en Las Vegas.

Muchas fueron las esperanzas que depositó el entrenador del “team” Latinoamérica, el brasileño Fabricio Werdum, en Humberto Brown, quien no pudo cumplir las altas expectativas.

Brown, representante de Panamá en el programa The Ultimate Fighter Latinoamérica, terminó cediendo, en su combate del pasado viernes, ante los potentes golpes del azteca Yair “Pantera” Rodríguez, integrante del equipo de México, situación que molestó de sobremanera a Werdum.

En el primer asalto la “Pantera” soltó bien sus piernas, consiguió un derribo y se fue con todo sobre el atleta panameño, que parecía no entender lo que estaba ocurriendo dentro del octágono.

En la mitad del asalto se veía el dominio del azteca, quien dejó claro que estaba comprometido a ganar el pleito, el cual fue detenido por unos segundos debido a un rodillazo ilegal de Brown.

Al reanudarse las acciones, “Pantera” empezó a golpear con fuerza a Brown, terminando así el asalto con un triángulo de piernas hasta que sonó la campana.

Al inicio del segundo asalto, Brown salió a matar, pero todo quedó en ganas cuando los codazos de la “Pantera” pegaron tan fuerte que el istmeño olvidó defenderse. En ese momento el azteca atrapó al panameño con un triángulo de piernas que lo obligó a rendirse con un “tapout”.

Cuando la masacre terminó, el mexicano no pudo contener su alegría y le dio rienda suelta a su seguridad.

“Llevamos la mitad de las peleas ganadas, me siento muy contento, vamos a seguir echándole ganas. Le dedico este triunfo a mi sobrina, a mi familia, a México”, dijo Rodríguez, quien es entrenado por Caín Velásquez.

Por su parte, en el otro lado de la casa, en los camerinos del equipo de Latinoamérica, había molestias por la demostración de Brown.

“Humberto me enfadó muchísimo, no me gustó verle perder de esa manera”, expresó Werdum, quien se tomó el tiempo para hablar con los cuatro chicos que no han peleado para decirles que “tienen que salir con ganas; si no quieren, es imposible ganar, los entrenadores no pueden entrar al octágono”.

Más tarde, en la casa ubicada en Las Vegas, ocurrió una escena dramática. Brown fue encontrado en el baño por el boliviano Bentley Slyer, quien lo llevó ante su equipo para conversar sobre la amarga pelea.

Ya todos juntos, el panameño pidió disculpas a sus compañeros por su actuación.

“Siento que me cohibí en el momento de soltar más golpes”, dijo el nacido en Panamá.

Fuente: critica.com.pa

A la página de categoría

Loading...